viernes, 27 de marzo de 2009

SEXO EN EL GIMNASIO

¿Mi actividad física favorita? El sexo. Me llamo Ana. Me inspira Zdenka Podkapova.

Siempre me han gustado los gimnasios. Me gustan porque en los gimnasios encuentro cuerpos fabulosos, que excitan mi mente y despiertan mi insaciable apetito sexual. Siempre tengo ganas de sexo, de follar, de que me coman el coño, de comer pollas y coños. Sí: soy ninfómana y soy bisexual.

Hace seis meses me decidí a abrir mi gimnasio. Hice una oferta para menores de 23 años. Sí: me gusta el sexo con chicos y chicas más jóvenes que yo. Tengo 32 años y los más jóvenes que yo me ponen al rojo vivo.

Al poco de abrir el gimnasio me fijé en una pareja: chico y chica. “Me los tengo que follar”, me dije. Me convertí en su preparadora física personal. Fue el primer paso. Nuestra relación se fue haciendo más estrecha. Me confesaron que se apuntaron al gimnasio porque les gusta hacer deporte y para “conocer gente y tener nuevas experiencias”.

Un día vino Sonia, sola. Sonia es el tipo de chica que me gusta: 1,80 m, 92-65-92 de silueta (son los datos de su ficha del gimnasio), cabello negro, ondulado y media melena, ojos verdes y piernas largas. Sonia despierta mi instinto lésbico. Hicimos nuestra sesión de ejercicio aeróbico. Durante la sesión miré a Sonia con lujuria. Me respondió con sonrisas cómplices. Cunado terminamos los ejercicios, no me lo pensé, me acerqué a Sonia y besé su boca. Cuando terminé de besarla, Sonia puso mis manos en su culo, me abrazó, me besó, metiéndome la lengua en la boca. Puso sus manos en mi culo y me acercó más si cabe a su cuerpo. Sentí sus pechos firmes contra los míos. La excitación subió muchos grados.

- “Sonia, ¿eres lesbiana?”
- “No. Pero, quiero tener nuevas experiencias. Y contigo me encuentro muy cómoda. Además, las rubias de ojos negros, grandes tetas, culo firme y sexo caliente me ponen muy cachonda.

De nuevo nos besamos con lengua. Chupamos nuestras lenguas.

- “Ana, ¿eres lesbiana?”
- “No. Soy bisexual. Y ninfómana”.
- “Quiero ser como tú”.
- “Mi sexo está ardiendo. Y me muero de ganas por comerte el coño”.
- “Yo también quiero comerte el coño”.
- “Y, ¿a qué esperas para comerme el coño?”

Sonia se arrodillo. Me quitó el cullote. Abrí mi sexo con sus dedos. Pasó su lengua por mi sexo. Me puse de puntillas.

- “Sonia, ¡cómeme el coño!”.
- “¡Sí, Ana, sí!, te comeré el coño”.

Pero, hizo algo más que comerme el coño. Sus dedos se deslizaron dentro de mi sexo, frotó mi sexo con la yema de sus dedos, frotó y chupó mi clítoris con sus dedos y con su lengua con tanta intensidad que tuve un orgasmo.

Sonia se incorporó. Se detuvo en mis pechos. Me quitó el top. Cogió mis pechos, acarició y pellizco mis pezones con sus manos y con su lengua. Finalmente, Sonia me besó en la boca.

- “Ana, disfruta de mi cuerpo”.

Desnudé a Sonia. Besé sus pechos. Acaricié sus pezones con la punta de mi lengua.

- “Ana, mi coño echa humo”.

Sonia se tumbó. Me arrodillé. Me incliné hacia su sexo.

- “Ana, por lo que más quieras, ¡cómeme el coño!”.

El coño de Sonia estaba muy, muy caliente. De todos los coños que me he llevado a la boca el coño de Sonia es el más caliente y el que mejor sabe. Presioné su clítoris con mi lengua. Sonia gimió.

- “¡Así, así, cómeme el coño!”

Froté su coño, chupé su coño.

- “Ana, eres la primera mujer que me come el coño”.

Froté su clítoris, chupé su clítoris.

- “Sonia, ¿qué diría David si nos viese?”

Antes de que Sonia contestase sentí una poderosa polla penetrando mi sexo. Miré hacia atrás era David. David mide 1,85, cabello castaño, ojos marrones y una polla poderosa.

- “Me parece de fábula ver a mi profesora comiéndose el coño de mi novia mientras yo me follo a mi profesora”.
- “David, ¡fóllate a Ana! Siempre has querido follarte a Ana, tu profesora”.
- “¿Sí, David, siempre has querido follarme? ¡Fóllame, que siempre he querido que me follases! Cuanto más me folles más le comeré el coño el a tu novia”.

David me folló a tope. Su polla se deslizaba en mi coño hasta muy adentro. Al mismo tiempo yo seguía saboreando el precioso coño de Ana. De tanto que froté su clítoris Sonia tuvo un orgasmo.

- “Me voy a correr”, dijo David.

Fue entonces cuando sacó su polla de mi coño. Fue entonces cuando vi la poderosa polla de David, absolutamente erecta. Sonia y yo nos lanzamos a su polla. Sonia y yo empezamos a chupar la polla de David. Chupamos, chupamos y chupamos hasta que, por fin, David se corrió a chorros cubriéndonos de su abundante semen. Con mi lengua recogí el semen de David del rostro de Sonia y Sonia recogió el semen de David de mi cara. Sonia y yo nos besamos en la boca. Fue un beso de fuego, con mucha lengua y mucho semen.

Desde entonces Sonia, David y yo estamos muy unidos. Disfrutamos del sexo a tope. David nos folla a las dos y a las dos nos come el coño y nostras comemos su polla. Y si no está David, Sonia y yo devoramos nuestros coños. Somos un trío perfecto.

6 comentarios:

  1. Hola, Ana!
    Me gustan las mujeres como tú. Dime a qué gimnasio vas. Quiero follarte duro.
    Besos y caricias.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Miki!
    Si quieres follarme duro no va ser gratis; tendrás que traer a tu chica para que yo juegue con ella. ¿Qué te parece la idea de que tu chica se lo monte con una desconocida a la que luego te vas a follar?
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ana!
    Tu idea nos parece fantástica. Seremos un trío de primera, nos daremos muchos sexo y disfrutaremos a tope.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Miki!
    Me alegra que tu chica esté de acuerdo en formar un trío. Pero después del trío viene el cuarteto, el quinteto, etc. Del trío a la orgía hay un paso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. quiero follar y hacer maravillas en la cama quiero follar todo el dia toda la noche hay alguien que quiere follar conmigo me muero por el sexo . ana quisiera follar conmigo ? me muero por hacerte todas la posiciones ati ana follarte duro y que me gimes de placer quedamos?

    ResponderEliminar
  6. Hola, Anónimo!
    Me pone muy cachonda que un desconocido quiera follar conmigo, tanto que en cuanto entre mi chico por la puerta le voy a poner tu cara (me la voy a imaginar) y le voy a follar como nunca.
    Besos.

    ResponderEliminar